Donación de leche

La donación de leche se realiza siempre de forma voluntaria y altruista, sin establecer forma de pago o negocio ninguno por la donación.

Los Bancos de leche no comercializan la leche materna ni obtienen beneficio económico alguno de su distribución. Todas las iniciativas que implican cualquier forma de pago o negocio con la leche materna deben ser poco éticas y por tanto rechazadas.

Para poder donar leche, es suficiente con cumplir unas condiciones básicas: tener la lactancia correctamente establecida, y presentar buena salud y hábitos de vida saludables.

También pueden ser donantes mujeres cuyos hijos están ingresados en las Unidades de Neonatología, y que tienen más leche de la que sus hijos necesitan. Cada vez son más los Bancos de leche que valoran la donación de leche materna en situaciones especiales como son la muerte intrauterina del feto, recién nacido o lactante, si la mujer así lo desea.

Para ser donante basta con responder a un breve cuestionario médico y realizar un análisis de sangre, con el objetivo de asegurar el buen estado de salud de la donante y descartar enfermedades infecciosas transmisibles como VIH, Hepatitis o Sífilis.

Los profesionales del Banco de Leche le proporcionarán todo el material necesario para la higiene, extracción, conservación y entrega, y le explicarán el procedimiento habitual de la donación de leche.

Además, los profesionales del Banco de Leche están disponibles para resolver posibles dudas a lo largo de la donación, siendo necesario consultar ante cambios en el estado de salud, en el caso de consumo de nuevos medicamentos o productos de herbolario, o si se realiza alguna prueba radiológica con contraste o de medicina nuclear.

En general las pautas de la extracción de leche, higiene y conservación son similares para todos los Bancos de Leche. En nuestro apartado FAQs puedes encontrar respuesta a las preguntas más frecuentes.

Resuelve tus dudas en nuestro apartado de Preguntas Frecuentes